Make your own free website on Tripod.com

Serie El Grial - Laura Knight-Jadczyk

 

La Búsqueda del Grial y El Destino del Hombre

Parte V-d: Alquimia y Saint Germain

 

Hoy en día, nuestra ciencia materialista ridiculiza los alquimistas como místicos descarriados que siguieron el sueño de descubrir una substancia que pudiera transformar metales bases en oro. Sí, ellos admiten que muchos descubrimientos científicos fueron consumados en estas prosecuciones, pero desecharon el objetivo de los alquimistas considerándolo un sueño ilusorio. Sin embargo, hay interesantes historias allí, algunas tan profundamente curiosas que la mente no puede abordar las implicaciones, y son inmediatamente descartadas por ser muy fantásticas para una consideración seria. Quiero hacer un recuento de unas pocas de ellas aquí para que el lector que no está familiarizado con la literatura pudiera quedar lo suficientemente intrigado para investigar por si mismo.

Pero primero, una corta discusión de la "Piedra Filosofal". Esta es la meta del Alquimista; una fabulosa substancia que puede no sólo transmutar metales en oro, puede también sanar cualquier enfermedad, disipar toda dolencia en la vida de una persona, y conferir una duración máxima de vida, si es que no la inmortalidad, en el cuerpo. Al menos, así es cómo la describen. Eso pudiera o no pudiera ser una "historia encubierta".

Se pensó que, por un prolongado proceso de purificación, uno podía extraer de varios minerales el "principio natural" que supuestamente causó que el oro "creciera" en la tierra. En un texto alquimico anónimo del Siglo 17, el Sophic Hydrolyth, este proceso es descrito como "depurando [el mineral] de todo lo que es grueso, nebuloso, opaco y obscuro," y lo que quedaría sería una mercúrica "agua del Sol", la cual tiene un placentero, penetrante olor, y era muy volátil.

Parte de este líquido es puesto afuera, y el resto es luego mezclado con un doceavo de su peso del "divinamente dotado cuerpo de oro", (oro ordinario no lo hará porque está profanado por el uso diario). Esta mezcla forma entonces una amalgama sólida la cual es calentada por una semana. Luego es disuelta en algo del agua mercúrica en una ampolla con forma de huevo.

Entonces, el agua mercúrica sobrante es agregada gradualmente, en siete porciones; la ampolla es sellada, y mantenida a una temperatura tal que pueda incubar un huevo. Después de 40 días, el contenido de la ampolla será negro; Después de otros siete días más pequeños cuerpos granulados como ojos de pez se supone que aparecen. Entonces la "Piedra Filosofal" comienza a hacer su aparición: primero de color rojizo; luego blanco, verde y amarillo como una cola de pavo real, luego deslumbrante blanco: y mas tarde un profundo rojo resplandeciente. Finalmente, "el cuerpo revivificado es animado, perfeccionado y glorificado" y aparece de un bello púrpura.

Este y muchos textos que suenan similarmente oscuros y locos son la mayor parte de la Literatura Alquímica. Pero, tenemos que recordar una cosa que fue citada al principio de esta serie de páginas:

Fulcanelli escribe en las Las Moradas Filosofales (The Dwellings of The Philosophers)

Pero, nuestro texto citado más arriba sobre la obtención de la "Piedra Filosofal" es cualquier cosa MENOS algo simple, ¡por cierto!

Sin embargo, persistí en leer otra vez varios textos de este tipo para buscar pistas. Leyendo las anécdotas de los así llamados Alquimistas fue que llegué a estar convencida de que, efectivamente, algo muy misterioso estaba sucediendo aquí.

Por ejemplo: En 1666, Johann Friedrich Schweitzer, físico del Príncipe de Orange, fue visitado por un extraño que era "de mediana estatura, rostro un poco alargado, con unos pocos agujeros pequeños de viruela, y el pelo más negro, no rizado completamente, un mentón sin barba, entre tres o cuatro y cuarenta años de edad (supongo), y nacido en Hollanda del Norte."

Antes de terminar la historia, es necesario mencionar que el Dr. Schweitzer, quien fue el autor de varios libros médicos y botánicos, fue un observador cuidadoso y objetivo y fue un colega del filósofo Spinoza. Schweitzer era un observador científico entrenado; un intachable hombre de medicina, que no incurrió en fraudes ni en errores prácticos. Y aun así, lo que estoy describiendo es, para el entendimento moderno, imposible.

Ahora, lo que sucedió fue que el extraño habló un poco por un momento y luego, más o menos inesperadamente, preguntó al Dr. Schweitzer si él reconocería la "Piedra Filosofal" si la viera. Entonces él tomó de su bolsillo una pequeña caja de marfil que sostenía "tres ponderosas piezas o pequeños terrones... cada uno con la grandeza de una pequeña nuez, transparente, de un color azufre pálido". El extraño le contó a Schweitzer que esta era la substancia tan buscada durante tan largo tiempo por los Alquimistas.

Schweitzer sostuvo una de las piezas en su mano y preguntó al extraño si él podía tner sólo un pequeño trozo. El hombre se negó, pero Schweitzer consiguió hurtar un trocito diminuto desprendiéndolo con su uña. El visitante se fué después de prometer regresar en tres semanas para mostrar al Dr. Schweitzer algunos "curiosos artes en el fuego".

Bueno, tan pronto como se fué, el Dr. Schweitzer corrió a su laboratorio donde fundió algo de plomo en un crisol y agregó la diminuta pieza de piedra. Pero, el metal NO se convirtió en oro como él anticipó. En cambio, "casi la totalidad de la masa de plomo se esfumó, y los residuos se convirtieron en una mera tierra vidriosa".

Tres semanas después, el misterioso extraño fue a su puerta otra vez. Conversaron, y por largo tiempo el hombre rechazó permitir al Dr. Schweitzer ver sus piedras de nuevo, pero, al menos "él me dió una migaja tan grande como un nabo o semilla de nabo, diciendo, recibe este pequeño fragmento del más grande tesoro del mundo, el cual verdaderos reyes o príncipes feudales jamás han conocido o visto".

Schweitzer debe haber sido un gimoteador porque narra que protestó que esto no era suficiente para transmutar cuanto mucho cuatro granos de plomo en oro. A esto, el extraño tomó el trozo de vuelta, lo cortó por la mitad, y arrojó una parte en el fuego, diciendo: "ya es suficiente para ti!"

En este punto, Schweitzer confesó su robo de la visita previa, y describió cómo la substancia se había comportado con su plomo fundido. El extraño comenzó a reir y le dijo: "Tú eres más diestro para cometer robo que para aplicar tu medicina; si tu hubieras solo enrrollado tu presa robada en cera amarilla, para preservarla de los humos salientes del plomo, habría penetrado hasta el fondo del plomo, y transmutado en oro."

El tipo se vá en este punto y promete regresar la mañana siguiente para mostrarle a Schweitzer la forma correcta de realizar la transmutación pero,

El famoso filósofo, Baruch Spinoza, quien vivió cerca, vimo al día siguiente a examinar este oro y fue convencido de que Schweitzer estaba diciendo la verdad. El Ensaye Maestro de la provincia, Sr. Porelius, probó el metal y lo pronunció genuino; y el Sr. Buectel, el platero, lo sometió a más pruebas que confirmaron que era oro.

Veinte años antes del encuentro de Schweitzer con el misterioso extraño, Jan Baptista van Helmont, quien era responsable de varios descubrimientos científicos importantes, y fue el primer hombre en darse cuenta que había otros gases en el aire; y quien inventó el término "gas", escribió:

Sir Isaac Newton estudió alquimia hasta su muerte, quedando convencido de que la posibilidad de transmutación existía. Los grandes filósofos y matemáticos, Descartes y Leibnitz, ambos fueron convencidos que la transmutación era una realidad. Incluso Robert Boyle quien escribió un libro titulado El Químico Escéptico, estaba seguro hasta el fin de su vida, ¡de que la transmutación era posible!

¿Por qué? Estos hombres eran científicos. Y, el argumento de que sus ideas u observaciones eran menos científicas que aquellas de la época actual simplemente no hacen frente a observación e investigación.

En Europa, los alquimistas fueron rumoreados varias veces de haber obtenido inmortalidad, y uno de estos fue Nicolas Flamel.

Flamel fue un pobre amanuense, o escribano y copiante. La historia dice que, en 1537 él compró un viejo libro iluminado

Según se informa, la primera página estaba escrita en letras doradas que decían Abraham el Judío, Sacerdote, Príncipe, Levita, Astrólogo y Filósofo, de la Nación de los Judíos dispersa por la Ira de Dios en Francia, anhelais Salud. Así, precisamente Flamel se refiere al manuscrito como el Libro de Abraham el Judío.

La dedicación fue seguida por maldiciones sobre cualquiera que no fuera ni sacerdote ni judío que leyera el libro. Pero, Flamel era un escribano, por lo cual debe haber imaginado que lo excluía de aquellas maldiciones, asi que leyó el libro. El propósito del libro era manifiestamente brindar ayuda a los judios dispersos enseñándoles a transmutar plomo en oro para que pudieran pagar sus impuestos al odiado gobierno romano. Las instrucciones eran claras y precisas, pero solamente describía la última parte del proceso. Las instrucciones para el comienzo decían estar en las ilustraciones dadas en la 4ta y 5ta hoja del libro. Flamel destacó que, aunque estas fueran bien ejecutadas,

Siguiendo la historia, Flamel trató por 21 años de encontrar a alguien que pudiera explicarle estas ilustraciones. Finalmente, su esposa le instó a ir a España y hallar un rabino u otro judio instruido que pudiera ayudarlo. Entonces, hizo el famoso peregrinaje hacia el santuario de San James en Compostela, llevando con él copias cuidadosamente hechas del libro.

Después de sus devociones en el santuario, fué a la ciudad de León en el norte de España donde estuvo con un cierto "Maestro Canches", un físico judío. Cuando este hombre vió las ilustraciones, estuvo "cautivado con gran asombro y júbilo", reconociéndolas como partes de un libro que se creyó por mucho tiempo que había sido destruido. Declaró su intención de regresar con Flamel a Francia, pero murió en el viaje en Orleans. Flamel regresó a Paris solo. Pero, aparentemente, el viejo judio debe haberle contado algo por lo que escribió:

Note esta fecha de 17 de Enero, ¡pues aparecerá numerosas veces! Varios meses después Flamel hizo su primera transmutación a oro.

¿Este es solo un cuento? Bueno, lo que ES verdad y puede ser verificado es que Nicolas y Perenelle Flamel donaron a "catorce hospitales, tres capillas y siete iglesias, en la ciudad de Paris, todas las cuales hemos construido nuevamente desde los cimientos, y enriquecido con grandes obsequios e ingresos, con muchas reparaciones en sus cementerios. También hemos hecho en Boulogne tanto como lo que hemos hecho en Paris, sin mencionar los actos de caridad los cuales ambos hicimos a gente pobre en particular, principalmente viudas y huérfanos."

Después de la muerte de Flamel en 1419 los rumores comenzaron. Con la esperanza de que podrian encontrar algo escondido en una de sus casas, la gente buscó una y otra vez hasta que una de ellas fue completamente destruída. Hubo historias de que Nicolas y Perenelle estaban todavía vivos. Supuestamente, ella había ido a Suiza y el enterró un tronco en su tumba, y luego otro tronco fue enterrado en su propio funeral.

En los siglos intercurrentes, las historias persistian que Flamel y Perenelle vencieron a la muerte. El viajero del siglo 17, Paul Lucas, mientras viajaba por Asia Menor, estuvo con un filósofo turco que le contó que "los verdaderos filósofos han tenido el secreto de la prolongación de la vida por algo más de mil años..." Lucas dijo "Al final me tomé la libertad de estipular que el celebrado Flamel, quien, se dijo, poseía la Piedra Filosofal, ciertamente ya estaba muerto. Él sonrió en mi simplicidad, y preguntó con un aire de regocijo: ¿Realmente crees eso? No, no, mi amigo, Flamel aún vive; ni él ni su esposa han probado todavía la muerte. No es hace más de tres años que los dejé a ambos... en India; él es uno de mis mejores amigos."

En 1761, se dijo que Flamel y su esposa habian sido vistos asistiendo a la opera en Paris.

En el año 1745, el Príncipe Charles Edward Stuart, conocido como el "Joven Pretendiente", montó su rebelión Jacobita en un intento por recobrar el trono británico para su padre el "Viejo Pretendiente". La causa jacobita, por todos los intentos y propósitos, ha sido aplastada en la batalla de Culloden en Abril de ese año, fue ya un constante temor del gobierno británico que los jacobitas todavía estuvieran conspirando con sus simpatizantes franceses, y siendo franceses y en Londres, al mismo tiempo, era una desventaja. Esta "fiebre espía" resultó en el arresto de varios hombres franceses por cargos fraudulentos, y muchos de ellos fueron liberados mas tarde, ¡pero era un momento peligroso por los visitantes Galos!

En Noviembre de ese año, un hombre francés fue arrestado y acusado de tener cartas pro-jacobitas en su posesión. Él llegó a estar muy indignado y afirmó que la correspondencia habia sido "colocada" para comprometerlo. Considerando el humor del momento, ¡es completamente sorpresivo que le creyeran y lo liberaran!

Horace walpole, autor inglés y miembro del Parlamento, escribió una carta sobre este incidente a Sir Horace Mann el 9 de Diciembre de 1745 diciendo:

Este es uno de los pocos comentarios "auténticos" sobre uno de los más misteriosos personajes disponibles del siglo 18.

Otro conocido del "Conde Saint-Germain", Conde Warnstedt, describió a Saint-Germain como "El más completo charlatán, tonto, parlanchín, pretensioso y estafador."

Sin embargo, su último patrón dijo que Saint-Germain era "tal vez uno de los más grandes sabios que haya vivido jamás."

Claramente esta era una de esas personas a las que ¡o amas u odias!

Saint-Germain vino a nuestra atención por primera vez en los círculos de moda de Vienna alrededor de 1740, donde hizo un alboroto al mofarse de la moda del dia ¡vistiendo de negro todo el tiempo! Todos los demás estaban de colores brillantes, satén y encajes, motivos y diseños churriguerescos; y campante viene Saint-Germain con sus lúgubres prendas negras adornadas por brillantes diamantes en sus dedos, hebillas de zapato, ¡y caja de rapé! ¡que motivo de atención! Si quieres destacarte en un cuarto lleno de petirrojos, cardenales y gallos, ¡solo sé un mirlo! Él también tenía el hábito de traer puñados de diamantes sueltos en sus bolsillos ¡en vez de efectivo!

Entonces, allí está, llamando la atención hacia él mismo de esta manera bizarra, y naturalmente es presentado a los líderes locales de la moda, Condes Zabor y Lobkowitz quienes lo introducen al Mariscal Francés de Belle Isle. Bueno, parece que el Mariscal estaba seriamente indispuesto, pero su enfermedad no es recordada asi que no podemos evaluar las afirmaciones de que Saint-Germain la curó, pero no obstante, el Mariscal estuvo tan agradecido que llevó a Saint-Germain con él a París y lo instaló con apartamentos y un laboratorio.

Los detalles de la vida del Conde en París son muy bien conocidas, y es allí que los rumores empezaron. Hay una declaración de la "Condesa de B___" (un nom de plume, seudónimo de escritor, al parecer, asi que tenemos que tomar la información en cierto modo sospechosa), quien escribió en sus memorias, Chroniques de l'oeil de boeuf, que, cuando ella estuvo con el Conde en un sarao dado por la añosa Condesa von Georgy, cuyo ultimo marido habia sido Embajador en Venecia en los 1670's, la vieja Condesa recordó a Saint-Germain desde sus dias en Venecia. Asi, la antigua chica preguntó al Conde si su padre habia estado allí en ese tiempo. Él respondió no, ¡pero él HABIA estado!

Bueno, el hombre que la Condesa von Georgy había conocido tenia al menos 45 años ENTONCES, al menos 50 años atrás, el cual aparentaba tener la edad del hombre parado frente a ella! El Conde sonrió y dijo: "Yo soy muy viejo."

"Pero entonces debes estar cercano a los 100 años de edad," la Condesa exclamó.

"Eso no es imposible," el Conde respondió. Luego él relató algunos detalles que convencieron a la vieja dama de que realmente era él a quien conoció en Venecia.

La Condesa exclamó: "Ya estoy convencida. Eres un hombre más que extraordinario, ¡un demonio!"

"Por amor de Dios!" gritó Saint-Germain con voz tan fuerte que se escuchó por toda la habitación. "¡No tales nombres!" Y él empezó a temblar en todo el cuerpo y dejó la habitación inmediatamente.

Una muy dramática introducción a la sociedad, ¿no creen? Pero, ¿fue real, o la maniobra de un brillante artista timador? ¿Eligió deliberadamente adoptar el nombre de alguien muerto hace mucho, a quien él pudiera ya haber conocido un montón, y luego haberlo suplantado para engañar y timar de una manera bien conocida por nosotros en la actualidad?

En todo caso, ese fue el comienzo de la "leyenda", y muchas más historias de naturaleza similar corren por la sociedad como un reguero de pólvora. Saint-Germain aparentemente avivó las llamas con insinuaciones de que él había conocido la "Santa Familia" intimamente y había sido invitado al festín matrimonial en Cana donde Jesús convirtió el agua en vino, y casualmente dejó caer el comentario de que él "siempre había sabido que Cristo encontraría un mal final." De acuerdo a él, había sido muy encariñado con Anne, la madre de la Virgen Maria, y había incluso ¡propuesto su canonización en el Concilio de Nicaea el 325 D.C.! ¡Qué tío!

Prontamente el Conde tuvo a Louis XV y a su señora, Madame de Pompadour, comiendo de su mano, y ciertamente PUDO ser verdad que era un espía francés en Inglaterra cuando fue arrestado allí, porque más tarde manipuló algunos penosos negocios del crédulo rey de Francia.

En 1760, Louis envió a Saint-Germain a La Haya como su representante personal para arreglar un préstamo con Austria que se suponía ayudaba financieramente la guerra de los Siete Años con Inglaterra. Pero, mientras estaba en Holanda, el Conde tuvo un desacuerdo con su amigo Casanova, quien también era un diplomático en La Haya. Casanova trató de desacreditar duramente a Saint-Germain en público, pero sin éxito. Uno se pregunta qué fue lo que Casanova descubrió o llegó a pensar sobre Saint-Germain en este momento.

En cualquier plano, Saint-Germain estaba haciendo otros enemigos. Uno de estos enemigos era el Duc de Choiseul, Ministro Extranjero del Rey Louis. El Duque descubrió que Saint-Germain había estado gestionando las posibilidades de concertar la paz entre Inglaterra y Francia. Ahora, eso no suena del todo como un mal plan, pero el Duque se las arregló para convencer al Rey de que esta era una traición horrenda, y el Conde tuvo que volar a Inglaterra y luego regresar a Holanda.

En Holanda, el Conde vivió bajo el nombre de Conde Surmont, y trabajó para juntar dinero e instalar laboratorios en los cuales hizo pintura y tintas y se ocupó de sus experimentos alquímicos. Por todas las razones, él fue exitoso en ALGUN sentido, porque desapareció de Holanda ¡con 100 mil florines!

A continuación él salió a la luz en Bélgica como el "Marquis de Monferrat". Instaló otro laboratorio con "dinero de otra gente" antes de desaparecer otra vez.

Por algunos años, las actividades de Saint-Germain continuaron siendo reportadas desde varios paises de Europa y, en 1768 él salió por un rato en la corte de Catherine la Grandiosa. Turquía recién habia declarado la guerra en Rusia, y Saint-Germain se promovió a si mismo como un valioso diplomático debido a su estátus de "involucrado" en políticas francesas. Muy pronto fue el consejero del Conde Alexei Orlov, cabeza de las Fuerzas Imperiales Rusas. Orlov lo convirtió en un oficial de alto rango del Ejército Ruso y Saint-Germain adquirió un alias inglés, "General Welldone" (General BienHecho).

Sus éxitos en Rusia pudieron haberle permitido retirarse en sus laureles, pero no lo hizo. En 1774 apareció en Nuremberg buscando dinero del Margrave de Brandenburgo, Charles Alexander. Su ostensible alias en este punto (aparentemente ya no estaba ni satisfecho siendo un Conde o un Marqués) era ¡Príncipe Rakoczy de Transylvania!

Naturalmente, el Margrave de Brandenburgo estaba impresionado cuando el Conde Orlov visitó Nuremburg en una visita de estado y abrazó al "príncipe" calurosamente. Pero más tarde, cuando el Margrave hizo una pequeña investigación, descubrió que el REAL Príncipe Rakoczy estaba indudablemente muerto y que este impostor Príncipe era, de hecho, ¡solamente el Conde Saint-Germain!

Saint-Germain no denegó los cargos, pero aparentemente sintió que ya era tiempo de seguir andando.

El Duc de Choiseul, viejo enemigo de Saint-Germain, habia afirmado que el Conde era empleado de Frederick el Grande. Pero, probablemente eso no era cierto porque, en este punto, Saint-Germain escribió a Fredricerick rogando por patrocinio. Frederick lo ignoró lo cual es peculiar si él HABIA sido empleado del rey Prusiano.

Pero, nunca desalentándose, como cualquier buen timador, Saint-Germain fué a Leipzig y se presentó ante el Príncipe Frederick Augustus de Brunswick ¡como un franc-masón del cuarto grado!

Ahora, Frederick Augustus era el Gran Maestro de las Logias Masónicas Prusianas, ¡esto REALMENTE fue una movida estúpida de parte de Saint-Germain! Pero, es cierto el patrón de todos los timadores... ¡sus egos prueban eventualmente ser su ruina! El Príncipe puso a prueba a Saint-Germain porque no conocía los símbolos secretos y lo despachó por fraudulento.

En 1779, Saint-Germain era un hombre viejo en sus 60's que continuaba afirmando ser vastamente mayor. Debe haber aprendido a subyugar su ego algun tanto porque, en Eckenforde en Schleswig, Alemania, fue capaz de encantar al Principe Charles de Hesse-Cassel. En este punto, parte de su encantusamiento incluía ser un místico, por lo que está registrado habiéndole dicho al Príncipe Charles:

¡Suena más como la construcción de otra obra de timación!

El 27 de Febrero de 1784, Saint-Germain murió en el hogar del Príncipe Charles en Eckenforde. Fue enterrado en la localidad y el Príncipe erigió una piedra que decía:

Y luego, el Príncipe quemó todos los papeles del Conde para que no fueran malinterpretadas."

Supuestamente hay evidencia de que el Conde NO murió, y varios ocultistas afirman ¡que todavía está vivo pasados estos dos siglos!

El misterio de Saint-Germain es debido mayormente a la incertidumbre que rodea sus orígenes. Una fuente dice que él nació en 1710 en San Germano, hijo de un cobrador de impuestos. Eliphas Levi, el ocultista del siglo 19 dijo que Saint-Germain nació en Lentmeritz en Bohemia, y fue el hijo bastardo de un noble que también era un Rosacruz.

SE sabe que él tenía un don genuino para los idiomas y podia hablar francés, alemán, inglés, holandés y ruso fluidamente. También afirmaba que era fluido en chino, hindú y persa, pero no hubo nadie como para comprobarlo. Y, notamos que Horacio Walpole dijo que era un maravilloso violinista, cantante y pintor, aunque ninguno de sus supuestos artes se sabe que haya sobrevivido. Supuestamente, él era capaz de pintar joyas que brillaban de una manera muy vívida.

También hay un montón de evidencia de que Saint-Germain era un experto joyero - él afirmaba haber estudiado el arte ¡con Shah de Persia! En todo caso, se dice que habría reparado un diamante agrietado para Louis XV, quien estuvo muy complacido con el resultado.

Saint-Germain también tuvo una conocimiento extenso de química en todas sus ramas al momento, y los varios laboratorios que instaló con dinero prestado fueron todos diseñados para producir colorantes y tintas más brillantes y mejores y también para estudios alquímicos.

Luego, estaba su reputación como sanador. No solamente curó al Mariscal de Belle Isle, también curó a un amigo de Madame de Pompadour de envenenamiento por hongos.

Saint-Germain NUNCA comió en compañia, lo cual obviamente era parte de su plan para enfocar la atención hacia él mismo. Podía sentarse a la mesa donde todos los demás estaban devorando la más asombrosa orden de deliciosos platos, y comer ni beber nada.
Casanova escribió:

Colin Wilson, autor de The Occult (Lo Oculto), pensó que Saint-Germain debe haber sido un vegetariano.

Así, en el final, el REAL misterio, aparte de sus orígenes, pero los dos podrian estar conectados, es ¿DONDE Saint-Germain obtuvo todo su conocimiento especializado?

Por supuesto, como hemos mencionado aquí, no todos los que estuvieron con Saint-Germain se impresionaron por sus talentos. Casanova fue entretenido por él, pero sin embargo pensaba que era un fraude y un charlatán. Escribió:

Conde Alvensleben, un Embajador Prusiano en la Corte de Dresden, escribió en 1777:

Pero, en el caso del Conde Saint-Germain, tenemos un pequeño problema: ¿cuál de las historias es realmente sobre él? Parece que Berthold Volz, en los 1920's, hizo alguna investigación profunda sobre el tema y descubrió, o eso se afirmó, que el Duc de Choiseul, que era abrumadoramente celoso del Conde, contrató un impostor de apariencia similar para andar como el Conde, exagerando y jugando al tonto para poner al Conde en una mala luz. ¿O esta es otra historia diseñada para perpetuar la leyenda?

Supuestamente, Saint-Germain predijo el estallido de la Revolución Francesa a Marie Antoinette quien supuestamente escribió en su diario que se arrepentía de no haber hecho caso a su consejo. No lo he visto, asi que no puedo avalarlo. Pero, en mi opinión, no sería una cosa tan dificil de predecir, ¡considerando el clima político del momento!

Se dijo que Saint-Germain apareció en Wilhelmsbad en 1785, un año después de que supuestamente había muerto, y fue acompañado por el mago Cagliostro, el hipnotista Anton Mesmer, y el "desconocido filósofo", Louis Claude de San Martin.

Luego se afirmó que él había ido a Suecia en 1789 a prevenir del peligro al Rey Gustavus III. Enseguida visitó a su amiga, la diarista Mademoiselle d'Adhemar, que dijo que él ¡todavía lucía como si tuviera 46 años! Aparentemente, le contó a ella que lo vería cinco veces más, y ella afirmó que este era, en efecto, el caso. Supuestamente la última visita fue la noche antes del asesinato del Duc de Berri en 1820.

Napoleon III ordenó una comisión a investigar la vida y actividades de Saint-Germain, pero lo encontrado fue destruído en un incendio en el Hotel de Ville en París en 1871 - el cual mucha gente piensa que es más que una coincidencia. Mi razonamiento sería que la única razón para destruir tales reportes sería si contuviera pruebas de que el Conde es un fraude. El hecho es, la leyenda sobrevive sin este reporte... por consiguiente, es probable que el reporte hubiera hecho alguna diferencia en la leyenda, tal como ponerla en inactividad por fraudulenta. Hubiera sido beneficioso para la leyenda, no habria cambiado lo que ya es el caso, el cual es que la gente cree que Saint-Germain era algo como un ser supernatural. De este modo, su destrucción, si fue creada, solamente debe haber sido para proteger el estado quo.

Uno de los ultimos filamentos de la leyenda fue recogido por las manos de Helena Blavatsky quien afirmó que Saint-Germain fue uno de los "maestros escondidos" junto con Cristo, Buddha, Appollonius de Tyana, Christian Rosencreutz, Francis Bacon y otros. Un grupo de Teosofistas viajó a París después de la Segunda Guerra Mundial donde les contaron que se encontrarian con el Conde; él nunca apareció.

Y finalmente, en 1972, un francés llamado Richard Chanfray fue entrevistado en la televisión francesa. Afirmó que era Saint-Germain y, supuestamente, en frente de las cámaras de televisión, ¡transmutó plomo en oro sobre una estufa de campo!

Pero, toda la confusión alrededor del tema me impulsó a preguntar a los Cassiopaeans algunas preguntas:

Pero eso aun nos deja con un misterio. ¿Cómo actuamos frente a "sí, él pudo transmutar plomo en oro", y "todos son capaces" aunque la "piedra filosofal" no es necesaria, y "no, Saint-Germain no está todavía vivo"? Bueno, dejaremos esto por ahora y avanzaremos a nuestra próxima pizca de investigación dentro de este asunto más interesante: Fulcanelli.

Continúa...


Traducción al español: Mauricio Villarroel Sáez <villarroelmauro@hotmail.com>


Referencias:

Coudert, Allison [1980] Alchemy, the Philosopher's Stone; Wildwood House

Gilchrist, Cherry [1990] Alchemy, The Great Work; Thorsons

Grinnell, Robert [1989] Alchemy in a Modern Woman:A Study in the Contrasexual Archetype; Spring Publications

Hitching, Francis [1979] World Atlas of Mysteries; Pan Publishers

Innes, Brian [1992] The Search For The Philosopher's Stone, Mysteries of Mind, Space and Time; Orbis

Klossowski de Rola, Stanislas [1986] Alchemy, The Secret Art; Thames and Hudson

___________ [1989] Paracelsus and Alchemy, The Third Column of Medicine; Holmes

Oakley, Isabel Cooper [1988] The Count of Saint Germain; Garber

Levi, Eliphas [1970] The History of Magic; Weiser

Machen, Arthur (trans.) [1960] The Memoirs of Casanova; Elek

Redgrove, Stanley [1986] Alchemy Ancient and Modern; Ares

Smyth, Frank [1992] The Man From Nowhere: Searching for St. Germain, Mysteries of Mind, Space and Time; Orbis

Wilson, Colin [1971] The Occult; Random House

 

 

 

Cassiopaean materials Copyright © 1994-2004 Arkadiusz Jadczyk and Laura Knight-Jadczyk. All rights reserved. "Cassiopaea, Cassiopaean, Cassiopaeans," is a registered trademark of Arkadiusz Jadczyk and Laura Knight-Jadczyk.
cassiopaea.org